Mikel Olaiz Garmendia

30/04/2021

Pentsatzeko sei kapela

Hoy hablaré de creatividad. Como podrás imaginar, en TaPuntu trabajamos con ideas a menudo; es habitual que varias de las personas del equipo nos estrujemos el cerebro para buscar una solución al problema que nos plantea un/a cliente/a. Pero utilizar la creatividad no es algo exclusivo de las empresas de nuestro sector laboral; todo lo contrario: la creatividad es necesaria en cualquier ámbito de la vida. Al fin y al cabo, es la forma de dar solución a situaciones de cualquier tipo.

Seguro que para ahora ya estás pensando si eres una persona creativa o no. Si es así, STOP; todas las personas somos creativas. Si no estás acostumbrado/a a jugar con la creatividad, la clave está en el entrenamiento. Si lo intentas una y otra vez, las ideas aparecerán cada vez más a menudo, en el momento menos esperado.

¿Conoces el pensamiento lateral? Es un concepto inventado por el psicólogo Edward De Bono. Su opinión sobre la creatividad es la siguiente: a la hora de buscar soluciones a los problemas, la clave reside en esquivar los patrones del pensamiento lógico y buscar alternativas. Es decir, en vez de dejar que nuestra cabeza haga el recorrido habitual de pensamiento, le propondremos caminos alternativos.

De Bono nos propone varias técnicas para trabajar; hoy te presentaré una de ellas.

Técnica Seis sombreros para pensar

El objetivo de esta técnica es buscar alternativas de una idea; es decir, poner en duda esa idea que hemos dado por buena y buscar alternativas para mejorarla.

Se trata de una técnica simple, efectiva y divertida. Tendremos que vestirnos seis sombreros diferentes para evaluar la idea y buscar alternativas. Podemos hacer el ejercicio individualmente, pero será mucho más productivo y divertido si lo hacemos en grupo, de manera que cada persona se vista un sombrero diferente. Para que entiendas mejor la técnica, te propongo un ejemplo imaginario:

El ayuntamiento de un pueblo con playa tiene un problema de cara a este verano y nos pide que le propongamos una solución creativa para solucionarlo. Sospechan que será necesario llevar las mascarillas a la playa y no quieren que estas acaben en el mar. Hemos llevado a cabo una sesión de lluvia de ideas en el grupo y una de las personas ha propuesto la siguiente idea:

«A cada persona que entre a la playa le daremos un palito largo de plástico con una pequeña pinza en la punta. Cada persona introducirá el palito en la arena y enganchará la mascarilla en la pinza».

¡Empecemos a vestirnos los sombreros!

SOMBRERO BLANCO

El sombrero blanco está relacionado con la información y con los datos objetivos. Le toca valorar la idea de manera neutra, dejando de lado los razonamientos y las ideas. Al vestirnos este sombrero seguramente realizaremos más preguntas y solicitaremos más información.

«Deberíamos valorar el coste de la solución propuesta. A esta playa acuden de media 2.000 personas al día en verano. El precio de cada pack de palito+pinza es de 0,12 € y, por tanto, el presupuesto diario será de 240 €; al mes serían 7.200 € aproximadamente. Alguien se tendrá que encargar del reparto y también tendremos que tener en cuenta ese gasto. Asimismo, el viento puede causar problemas al crearse un efecto bandera

SOMBRERO ROJO

Al vestirnos el sombrero rojo empezaremos a trabajar con las emociones, los sentimientos y la intuición. Podremos expresar nuestros sentimientos, sin tener que justificarnos. Por supuesto, si estamos trabajando en grupo las demás personas no podrán juzgar nuestras ideas.

«Algo me dice que a las responsables del ayuntamiento esta propuesta les va a parecer desproporcionada. El cuerpo me pide proponer algo más escueto.»

SOMBRERO NEGRO

Al vestirnos este sombrero nos toca hacer un juicio crítico. Tendremos en cuenta la legislación, para asegurarnos de que la propuesta no tiene fallos o irregularidades.

«La idea tiene un grave problema. Si el objetivo era no crear más residuos, no tiene ni pies ni cabeza repartir un palito de plástico a cada persona que acuda a la playa.»

SOMBRERO AMARILLO

Al vestirnos el sombrero amarillo tendremos que tomar una actitud optimista. Tendremos que ver la propuesta desde una perspectiva positiva, utilizando la lógica. Nos fijaremos, sobre todo, en las ventajas de la propuesta.

«Si retiramos el palito de plástico la propuesta podría funcionar. Es suficiente repartir solo la pinza, ya que todas las personas que acuden a la playa portan una bolsa, una mochila o una toalla y pueden enganchar ahí la mascarilla. Además, el viento creará menos problemas. Para que el presupuesto no sea un problema, propongo no repartir la pinza a todas las personas y repartirla solamente a las que la soliciten. El ayuntamiento decidió poner a una persona para controlar los accesos a la playa; por tanto, podemos pedirle que se encargue del reparto.»

SOMBRERO VERDE

Este sombrero tiene que ver con el pensamiento creativo. Lo utilizaremos para pensar nuevas ideas, valorar nuevas opciones, hacer hipótesis, … Pondremos en marcha la creatividad, intentando ser originales.

«¡Se me acaba de ocurrir una nueva idea! La pinza de madera tenía un pequeño problema: el muelle metálico. He pensado que podemos crear unas pinzas de madera parecidas a los ganchos metálicos que se usan para sujetar el pelo. Si se pierde alguna pinza en la playa, el tiempo, el agua y la arena se encargarán de digerirla, sin crear problemas en la naturaleza.»

SOMBRERO AZUL

Al ponernos el sombrero azul sobre la cabeza, tendremos una visión global. Miraremos el tema desde una perspectiva global, controlando y organizando el proceso completo. La persona que porte este sombrero puede pedir a otra que vuelva a vestirse un sombrero concreto.

«La idea inicial solucionaba el problema planteado por el ayuntamiento, pero tenía graves problemas. Tras escuchar las propuestas de los diferentes sombreros, podemos proponer una buena solución. Tendremos que consultar si es posible fabricar la pinza propuesta por el sombrero verde y valorar su coste económico antes de enviar la propuesta al ayuntamiento.»

¡Ya nos hemos vestido todos los sombreros!
Tras valorar la solución inicial desde diferentes perspectivas, tendremos que preparar la propuesta definitiva. Es muy probable que mejore considerablemente la inicial.

¿Por qué es útil esta técnica?

De Bono nos da tres razones principales:

  1. Si utilizamos la técnica en grupo, cada persona se tendrá que meter en un papel concreto durante el ejercicio. Tendremos la oportunidad de pensar y decir cosas que no pensaríamos y diríamos de otra manera, dejando de lado vergüenzas o miedos. Seremos payasos por un momento; por tanto, todo estará bien.
    Si utilizamos la técnica individualmente, le daremos a nuestra cabeza la oportunidad de pensar en cada momento de maneras diferentes.
  2. Podremos analizar un único problema desde seis perspectivas diferentes.
  3. Cambio de roles. Si utilizamos la técnica en grupo, podemos pedirle a otra persona que se cambie el sombrero; por ejemplo, si una persona se queda bloqueada en un pensamiento negativo, podemos pedirle que se vista el sombrero amarillo y subraye los aspectos positivos de la propuesta.

Imagen: Joshua Coleman