Ainhoa Iribar Lizeaga

03/12/2021

proteccion de datos

Hoy en día, suele ser habitual que cualquier persona diariamente y sin darse cuenta, ofrezca sus datos privados para poder llevar a cabo cualquier gestión. Por ejemplo, para poder hacer una solicitud a una institución pública, a la hora de hacer la compra si decide contratar el servicio a domicilio, para poder participar en un sorteo a través de las redes sociales.

Por tanto, en los próximos días o meses no resultará extraño recibir llamadas o correos electrónicos que seguramente no serán de nuestro agrado, ya que suelen ser mensajes de comunicación con fines de marketing y/o publicidad. Sin embargo, ¿qué podemos hacer para poner límites a las diferentes entidades?

¿Cuáles son los derechos que tenemos sobre nuestros datos privados? ¿Las tenemos claras?

Por situarnos, es importante conocer que en el año 2018 se modificó la ley a nivel europeo y a nivel estatal, y entre otros objetivos, se buscaba proteger más a las personas titulares de datos privados. Para ello, se mantuvieron los derechos que teníamos con anterioridad y se incorporaron otros nuevos. Tras estos cambios, suele ser habitual no tener claro cuáles son los derechos con los que contamos hoy en día.

Por tanto, al tratarse de un tema importante, aquí os dejamos los derechos con los que contamos como titulares de los datos privados otorgados:

  1. Derecho de acceso
    En cualquier momento y con independencia de cuál sea nuestra finalidad, podemos consultar los datos privados que previamente hayamos ofrecido a una entidad, quien deberá explicarnos para qué le facilitamos estos datos.
  2. Derecho de rectificación
    Si tuviéramos que modificar alguno de los datos privados ofrecidos (por ejemplo, dirección, teléfono, correo electrónico, …) tenemos derecho a ello.
  3. Derecho de cancelación
    Tendremos derecho a solicitar que una entidad no vuelva a utilizar alguno de nuestros datos privados otorgados con anterioridad. Esta entidad no podrá volver a utilizar este dato, pero no le daríamos la orden de suprimirlo, si le indicamos que queremos ejercer este derecho.
  4. Oposición
    Sería muy similar al derecho de cancelación, pero en este caso, la entidad debería borrar el dato y enviarnos un escrito en el que se compromete a borrar el dato personal y garantiza que no volverá a utilizarlo.
  5. Limitar el tratamiento
    Como indica el nombre de este derecho, de alguna manera sería poner un límite. Es decir, por ejemplo, si en su día ofrecimos a una entidad alguno de nuestros datos privados y le dimos consentimiento para utilizarlo con diferentes fines (por ejemplo, para hacer estudios estadísticos, y para poder enviar publicidad), tenemos derecho de limitar el uso de los datos privados para un solo tratamiento.
  6. Transferencia de datos privados
    Gracias a este derecho introducido en 2018, tenemos derecho a solicitar a una entidad todos los datos privados que tenga a nuestro nombre en un formato o herramienta convencional. Esto nos ayudaría, por ejemplo, a agilizar un proceso de alta para poder contratar a otra entidad que ofrece el mismo servicio.

Para poder ejercer estos derechos, tendremos que acudir a las entidades a las que hemos cedido nuestros datos privados y enviarles una copia de nuestro DNI (ya que están obligados a hacerlo para poder certificar que somos la persona titular de los datos privados). En cuanto al plazo, en principio la entidad responsable tendrá un plazo de 30 días para poder atender nuestra petición.

Una vez conocidos cuáles son los derechos y para qué sirven, ¿crees que los utilizarás a partir de ahora?