Ekain Arostegi Melero

28/05/2021

Estoy seguro de que alguna vez has visto alguna estrategia de co-branding. Pero seguramente no te hayas dado cuenta y, por eso, verás que todo esto es como si te hablara en cantonés. Voy a tratar de explicártelo brevemente.

¿Qué es el co-branding?

Es una técnica de marketing en la que dos o más marcas se unen ofreciendo un único servicio o producto por un tiempo limitado. Aquí juegan con el factor sorpresa para el consumidor final. Por supuesto, el resultado de esta vinculación debe ser beneficioso para todas las partes que intervienen en el acuerdo. Ir pa ná, es tontería.

Las empresas participantes en la estrategia co-branding (también conocida como Brand partnership) deben tener un elemento común, ya sea el interés, los gustos o el cliente. Cada marca se implica al 100 % en la colaboración para que los resultados obtenidos sean satisfactorios para todos.

Algunas ventajas de utilizar una estrategia co-branding

Las estrategias de marketing se utilizan para obtener resultados en beneficio de las marcas. Y claro, la técnica del co-branding no iba a ser menos.

  • Mayor alcance. Podemos incorporar la marca a un nuevo mercado gracias a la alianza con la nueva empresa.
  • Captación de nuevos clientes. Al asociar una marca con la otra, la visibilidad es mayor. Abrimos las puertas al público objetivo de la otra marca.
  • Nuevos conocimientos. Con esta alianza obtenemos más información sobre el consumidor y el mercado.
  • Promoción del valor de la marca. La experiencia de la persona usuaria con la marca aliada nos permite obtener una mayor confianza del cliente.
  • Una estrategia rentable. Si dos marcas con buenos resultados se fusionan para crear un nuevo producto o servicio, se reducen costes y el riesgo es menor.

Ejemplos de estrategias co-branding

Ahora que has aprendido lo que es el co-branding, ¿Te viene alguno a la cabeza?