Ekain Arostegi Melero

12/07/2019

Reza el dicho popular, que los altos precios que nos cobran los servicios técnicos no son por apretar un tornillo, sino por saber qué tornillo apretar. Lo que muy pocas personas conocen es, que este tópico que persigue a muchos gremios, sobre todo a ingenieros o mecánicos, tiene un origen completamente real.

En la primera mitad del siglo XX el famoso empresario Henry Ford tenía problemas en un generador de una de sus fábricas y para solucionar ese problema llamó a Charles Proteus Steinmetz, que sería el encargado junto a Thomas Edison y Nikola Tesla de dar el impulso definitivo a la expansión de la electricidad.

En cuanto Steinmetz llegó a la fábrica, pidió una libreta, un lápiz y un camastro. Durante 2 días (y sus noches), no paró de hacer cálculos en su libreta. Una vez que terminó sus cálculos, pidió que le trajeran una cinta métrica, una escalera y una tiza.

A duras penas subió a la parte más alta del generador e hizo una marca con la tiza. Bajó, e indicó a los trabajadores lo que tenían que hacer para que el generador funcionase a la perfección. Una vez hechos los arreglos indicados por Steinmetz, el generador funcionó a la perfección.

A los días, al señor Ford le llegó la factura correspondiente, en la que el importe era de 10.000$ de la época. Ford devolvió la factura, pidiendo que se le enviara una nueva, en la que se detallaran los conceptos.

A los días, llego la factura detallada:

Marca de tiza en el generador:      1$
Saber dónde hacer la marca:     9.999$
--------------------------------------
Total a pagar:                 10.000$

Satisfecha la petición de Ford, la factura fue abonada sin ninguna queja.

Pero… ¿a qué viene esta chapa?

Muy fácil. En este precioso oficio al que nos dedicamos, por desgracia no es raro que a algún potencial cliente le parezca caro un presupuesto. Hoy en día es habitual tener acceso a programas como Photoshop, InDesign o Illustrator, por lo que parece que hacer un logotipo, un catálogo, etc, es fácil. Pero lo que realmente tiene valor no es hacerlo, es saber porque se hacen las cosas y para qué.

Si alguien que lea este artículo es capaz de entender ahora ese valor, algo habremos conseguido.