Mikel Olaiz Garmendia

03/01/2020

Storytelling

Este vídeo que me ha enviado una compañera de TaPuntu ha sido el germen de esta entrada que estás leyendo. Empezamos por el vídeo y después seguiremos con mis reflexiones:

Storytelling

Una historia inspiradora o memorable, música emocionante (casi siempre al son del piano) y la imagen de marca o del producto al principio o al final. ¿Quién no ha visto nunca algún vídeo de este tipo?

Tan simple como efectivo. Igual que la mayoría de las técnicas de marketing, también esta tiene un nombre rimbombante y, cómo no, en inglés: storytelling. Al fin y al cabo, se trata de vender un producto mediante una historia, utilizando para ello las emociones de la persona que lo ve (enternecimiento, pena, deseo…). Además, la historia no tiene por qué tener relación directa con el producto que se quiere vender; es más, lo más habitual es que se haga referencia a ciertos valores de manera transversal.

¿Es esto lícito?

Como cualquier otra técnica, la clave está en cómo se lleva a cabo. Dependiendo de los valores de cada una de nosotras, serán diferentes las historias que pasan el filtro y las que no.

Según mi tamiz, la técnica es lícita cuando la historia que se cuenta tiene que ver con la marca o con sus valores. En cambio, no la considero lícita si se utilizan las historias de otros u otras para blanquear las partes más feas de la marca.

No te sorprenderá saber que entre las empresas que utilizan esta técnica están los bancos, la lotería, las aseguradoras o las empresas que producen energía. Considero que, en estos casos, en vez de mostrar la parte oscura de lo que venden, utilizan la luz de otras personas.

Algunos ejemplos

Imagen: Chris Leggat