Ainhoa Iribar Lizeaga

22/01/2021

Lan blokeoak

En estos tiempos en donde vivimos con prisa, nuestra mente esta llena de información y puede ocurrir que ante una tarea nos aparezca el factor bloqueo. Tenemos que tener claro que dicho factor no indica que seamos incapaces de realizar el trabajo, sino que en ese instante nos falta fuerza para desarrollarlo.

Esa falta de fuerza, en muchas ocasiones nos indica que estamos ante una sobredosis de información o estamos viviendo una situación de estrés. Seguramente veremos nublado y sin detalles el paisaje del trabajo a realizar.

El reloj en cambio, no perdona, y si aparecen los tan temidos plazos de entrega, apaga y vámonos. Tu nivel de estrés subirá como la pólvora.

¿Qué hacer ante esta situación?

  1. La primera opción, en ciertas ocasiones será nuestra única opción. Se trata de parar, intensamente y en seco. En ese momento, el bloqueo ha cogido más terreno del que imaginamos y será vital que cojamos conciencia de ello y dejar el trabajo para otro día.
  2. La segunda opción sería comunicar al equipo cómo nos sentimos y solicitar ayuda.
  3. La tercera opción, será la de actuar. Parece algo sencillo, pero en la práctica, todo un mundo. Tendremos la sensación de saltar al vacío.

Si optamos por esta última opción, tendremos que tener claro que esa tarea no se llevará a cabo tal y como habíamos imaginado. Es más, es muy probable que no obtengamos un resultado muy fino, pero a su vez, nos dará como resultado un impulso increíble para hacer frente a la siguiente meta, el romper muros es una ardua tarea pero interesante a su vez. Por tanto, ¡ACTÚA!

Aprovecho la ocasión para dar las gracias a mi compañera Goretti por ayudarme a romper el bloqueo con el que he contado antes de escribir este post.