Ekain Arostegi Melero

10/09/2021

Cualquier persona que haya estado en el mundo del diseño se habrá dado cuenta de lo rápido que cambia o evoluciona. Partiendo de los equipos y pasando por las herramientas y la tecnología. Esta evolución hace que los que nos dedicamos a esto estemos en constante aprendizaje.

Hoy en día el mundo del diseño es mucho más complejo que el de hace 20 años (¡Qué mayor me estoy haciendo!). Hasta que llegó internet, la evolución era mucho más lenta, y esto hacía que fuéramos aprendiendo poco a poco, pero con la llegada de internet todo ha cambiado y los que vivimos de esto tenemos que ponernos las pilas para aprender todas las novedades, tendencias, tecnologías, etc.

Por ejemplo, los programas. En mis tiempos de estudiante, allá por la edad de piedra, diseñábamos con el Aldus Freehand hoy desaparecido y maquetábamos con Quark Xpress, que creo que todavía existe pero al que el Adobe InDesign le ha comido la tostada. Para adaptare a los nuevos tiempos tuve que ir formándome en estos nuevos programas. Hoy es el día en el que sigo buscando en Google cómo hacer alguna cosa que no sé.

Y qué decir de la tecnología; hemos ido aprendiendo sobre la marcha cómo funcionan los nuevos equipos que va sacando Apple (en mi caso).

Volviendo a la llegada de internet y lo que ha supuesto a nuestro oficio, me parece imprescindible ojear blogs, páginas de diseñadores, ver nuevas tendencias, etc.

En mi caso, suelo mirar qué diseño se está haciendo en el mundo, viajo (a través de la web) desde Noruega hasta Japón y paro en EEUU o Australia. No hay nada como «viajar» para ir viendo lo que se hace en otros países y así seguir aprendiendo. Siempre que voy a Barcelona, me da envidia el diseño que se respira en esa ciudad, en los carteles, en las tiendas, en la gente, ¡en todo!

Otra forma de ir aprendiendo y evolucionando son las ferias, los congresos o los festivales en los que ves qué está haciendo el de aquí o qué ha hecho el de allí.

Para ir terminando me voy a permitir dar un consejo a los jóvenes que acaban de salir de las escuelas de diseño (en caso de que alguno me lea, claro!):

No os creáis los más listos. Habéis aprendido a manejar herramientas. A diseñar y a entender este mundo vais a empezar ahora. ¡Ánimo!

Así que aprovechemos todo lo que tenemos a nuestro alcance en un clic y proyectemos nuestras necesidades profesionales hacia una formación continua.